miércoles, 19 de septiembre de 2012

Jill Freedman




-Libertad ♥. Paula Cecilia Firpo
 
-A la espera de un conductor para un viaje diferente. Ana Costa
 
-Tal vez espera a alguien que alguna vez ocupó esa silla...María Gabriela Márquez
 
-No te has ido, ahora eres pájaro...Nancy de la Torre
 
-Soledad...."en compañia". Carmina Escribano
 
-Inteligente la señora, para eso también sirven las sillas. Gio Conte
 
-Tremendamente poética...María Cristina Vallejo
 
-Recuerdos...Zenaida Contrera
 
-La paciencia de la tercera edad crea maravillas. Rocío Mateos
 
-Hay mucha comida en este parque. Ella, no les da de comer a los perros, no les da de comer a los gatos; nos eligió a nosotros, por eso todos los dias subimos a su silla a comer de su mano. Aris Solans
 
-Cuando el corazón está lleno de amor ni la soledad, ni la vejez significan limites... Cilse Mainolfi
 
-Auditorio de expentantes pajarillos para esa soledad arropada de años y de cansancio. Los años pasan para recobrar de nuevo la emoción de una felicidad efímera. Olimpia Moreno Willemenot
 
-Estimadísima ciudadana. Daniel Vázquez
 
-Jóvenes semillas que echan a volar, borrando ausencias, alimentado libertad. Cristina Baroni
 
-Ocupaba las tardes en la paciente y compasiva tarea de alimentar a sus recuerdos. Ni siquiera la inquietaba comprender, que pronto todos esos recuerdos alzarían el vuelo. Josep Miquel Manzanaro
 
-La silla se quedó vacía y ella sola hasta que llegaron las aves. Leonor Pérez Gómez
 
-Alguien dejó un hueco en una vida. Alguien solía compartir tardes de amor apagado en una silla en el parque. Pero estar sentada cansa y ese alguien marchó volando a los cielos. Ella quedó con su silla vacía y su alma rota. Pero dicen que quienes ya no están intentan comunicarse con nosotros como pueden y alguien decidió enviarle muchas alas para que ella comprendiera que volaba libre y para que con ellas el vacío de su corazón se cubriera de plumas. Adrián Cervetto Montesinos
 
-La esperanza es una cosa con plumas. Hugo Tordoni.
 
-Soledad, esa palabra con ese significado tan profundo, se sienta cansada mientras da de comer a esos pajarillos, absorta en sus pensamientos. Esmeralda Herrasti
 
-Y en ocasiones alimentaba a los pájaros de la plaza, como alguna vez lo hizo con sus deseos de volar. María Alejandra Zedra
 
-Recuerdo una anciana cuando era niño, me daba semillas a través de una tela...Tiempo después descubrí que esas semillas eran venenosas. Mintaka Alnilam
 
-Su vida siempre había sido alimentar a los demás de ilusiones, de historias, de cuentos...Casi todos sus amigos se habían ido y sus hijos estaban en esa edad adulta en la que siempre se está ocupado perdiendo el tiempo, es decir, la vida. Así que tuvo que arreglárselas para conseguir un nuevo público al que alimentar para que eche a volar. Alicia Marmisa
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada